Entonces te das cuenta, que no es quién te mueve el piso, sino quien te centra. No es quién te roba el corazón, sino quien te hace sentir que lo tienes.

E.G.H.

Comments 2

Leave a Reply